El linfedema es la acumulación de  fluido rico en proteínas en el intersticio, secundario a anomalías en el sistema de transporte linfático. En países desarrollados se relaciona más frecuentemente al tratamiento quirúrgico del cáncer.

 

El diagnóstico clínico y a través de técnicas de imágenes es fundamental para evaluar el estado funcional del sistema linfático. Los objetivos principales en el manejo del linfedema son limitar la morbilidad del paciente, mejorar la funcionalidad y la calidad de vida.

 

El tratamiento quirúrgico es una alternativa cuando las medidas conservadoras ya no son suficientes. Existen procedimientos que buscan prevenir el desarrollo del linfedema y técnicas que incluye procedimientos fisiológicos (reconstructivos) y resectivos que se utilizan cuando el linfedema ya está establecido. El éxito depende de una buena elección de los pacientes y la realización de un tratamiento individualizado.

 

A continuación se presenta una revisión en cuanto a las últimas estrategias diagnósticas y actualización en las técnicas quirúrgicas con énfasis en

el tratamiento microquirúrgico: Para leer el documento hacer click aguí.